¿Crees que hay vida después de la muerte?

Anuncios

El enigma del regimiento Norfolk ….

A lo largo de los tiempos, los hombres han utilizado la guerra como solución a sus problemas. Estas contiendas han traído consigo dolor y sufrimiento a las diferentes razas de nuestro planeta, pero dentro de este mundo creado por el hombre de sangre y sufrimiento, hay lugar para el misterio. Misterios como el del regimiento Norfolk, con 267 soldados, que durante la Primer Guerra Mundial participó en la batalla de Gallipoli o batalla de los Dardanelos. Este regimiento de infantería protagonizó uno de los acontecimientos más misteriosos, no sólo de esta batalla sino de toda la contienda fratricida europea.

Desde marzo hasta agosto de 1915, las tropas aliadas  estaban luchando para conquistar la península de Gallipoli, la cual se encuentra en Turquía. Es en estos momentos, cuando soldados neozelandeses pertenecientes al cuerpo de ingenieros observaron a compatriotas suyos y tropas australianas, como intentaban tomar una cota cercana. Estos soldados del cuerpo de ingenieros neozelandés que observaban la batalla desde posiciones retiradas y elevadas, a media mañana comienzan a ver como una nube densa, con una forma un tanto peculiar, comenzaba a descender y a cubrir todo el escenario bélico, donde se estaban perpetrando las acciones bélicas. En estos mismos momentos, un batallón inglés, avisado de la dura resistencia enemiga, se dirigía al auxilio de las tropas neozelandesas y australianas. Esta decisión tan heroica y de tanto compañerismo, sin duda con el tiempo les traería su perdición.

El batallón inglés poco a poco se fue adentrando en la espesa y densa niebla que se había posado de forma misteriosa en el escenario de las acciones bélicas. El batallón inglés se componía de 267 valientes soldados de infantería inglesa. Nada más entrar en la niebla, ésta poco a poco comenzó a levantarse suavemente, para posteriormente irse alejando poco a poco contraria al viento. La niebla desapareció del campo de batalla, pero con ella se fueron los 267 soldados de infantería inglesa. Cuando terminó la contienda no encontraron rastro de aquellos jóvenes ni de sus mandos. No había heridos, no había muertos, sólo quedaba el misterio… ¿Dónde habían ido a parar un batallón entero?

Ésa fue una de las preguntas que se hicieron los combatientes neozelandeses y australianos, así como también aquellos hombres del cuerpo de ingeniero neozelandés que desde una colina observaban el transcurso de la batalla. Los vieron marchar, adentrarse en la niebla y ya nunca más se supo de ellos. ¿Qué había en esa niebla? Esa es una pregunta, que rondaría las mentes también de muchos combatientes de Gallipoli.

Esta historia intrigante y de misterio, la sabemos gracias a tres soldados neozelandeses, que se reunieron después de 50 años para conmemorar la hazaña llevada a cabo en la batalla de Gallipoli. Ellos recordaban a este batallón inglés, al cual identificaban como el regimiento Norfolk fue al rescate y apoyo de las fuerzas aliadas, pero que desaparecieron como fantasmas en aquella misteriosa niebla. Según los documentos de la época, efectivamente, este regimiento era el Norfolk y también efectivamente, la última señal del mismo consta de aquella batalla, en la que desaparecería misteriosamente.

El misterio podría desaparecer si nos hacemos eco de la noticia de la recuperación de 122 cadáveres en 1919. El hallazgo de estos cuerpos, podría aclarar el nefasto  final de aquellos hombres, pero al instante se nos viene a la mente otra pregunta más, ¿Dónde están los otros 145 hombres? La teoría más convencional puede darnos a entender, que este gran número de cadáveres no aguantó el paso del tiempo y la putrefacción y terminó por desaparecer por completo. Una solución un tanto misteriosa, ya que los otros cuerpos estaban ahí.

También se ha dudado de los comentarios de los ingenieros neozelandeses, como también se han dado una nueva hipótesis para descubrir que ocurrió con el batallón Norfolk, si fueron capturados, ejecutados o incluso se ha dicho que pudieron ser abducidos.

Poco se ha podido aclarar de este caso de desaparición en masa llevado por todo un batallón del ejército inglés. Todavía a día de hoy se hacen preguntas en el lugar de los hechos misteriosos….. ¿Dónde están los hombres del batallón Norfolk? ¿Llegaron finalmente a su objetivo? ¿Qué era esa niebla misteriosa? ¿Dónde están los cuerpos de los otros 145 hombres del Norfolk?

Lo cierto es que la lejanía de los hechos, nos hacen más complicado la investigación de lo ocurrido, haciéndolos más misteriosos con el paso del tiempo.

Encuesta Semanal

La Desaparación de la tripulación del Mary Celeste

La historia que se cierne sobre el Mary Celeste, es sin duda una de las historias de desparaciones más enigmáticas de la navegación marítima. Es una historia cercana a nuestros tiempos y cercana a nosotros, pues el tramo de esta historia misteriosa se encuentra en aguas cerca de las costas de Gibraltar y Cádiz. El Mary Celeste, capitaneado por Benjamin Briggs partió del puerto de Nueva York y en su interior había una tripulación de 8 marineros, la mujer del capitán y su hija. Contenía una carga de 1700 barriles de alcohol que tenían que ser llevados a Génova.Una carga que nunca llegaría a su puerto de destino, igual quela misma tripulación del dicho mercante….

Todo comienza el 5 de Diciembre de 1872, cuando el Mary Celeste es encontrado por la bric-goleta Dei Gratia, navegando sin rumbo y sin dar señales de presencia humana en su interior. El capitán del Dei Gratia, sorprendido ante este hallazgo, no creía lo que veía, era un barco que navegaba silencioso entre un mar tranquilo, sin ninguna tripulación a simple vista. Esta imagen de barco fantasma sería demostrada, cuando se acercan para investigar y se sitúan al costado del misterioso barco apacible en medio del gran mar. El capitán del  Dei Gratia (Moorhouse), mediante un megáfono intentó llevar comunicación con el puente del Mary Celeste o con algún marinero del  barco, pero lo cierto es que nadie, ni una sola palabra, ni un solo sonido de una voz humana se escucharían en respuesta de estos llamamientos del capitán del Dei Gratia.

Acto seguido, mandado por el capitán del Dei Gratia, el primer oficial abordo del mismo, Olly Deveau toma 5 hombres de la tripulación  y se introduce en el Mary Celeste. Fueron estos hombres los que confirmaron el misterio, el barco estaba vacío, no había rastro de nadie de la tripulación, así como tampoco del capitán del navío. Lo misterioso, es que los botes del barco, estaban sin arriar, el cargamento del navío intacto y misteriosamente, todo lo relacionado con la vida del barco en su interior estaba intacto. Encontraron joyas, dinero, oro, libros, muebles, cartas personales, prendas de vestir..etc. Entre las cosas más enigmáticas que encontraron fue ver como en la cocina, todavía había una cacerola con un pollo recién cocido y unos vasos de té todavía tibios en la mesa. Parecía como si hubieran desaparecidos por arte de magia. Era un barco con signos de vida, sin ningún vivo dentro del mismo. No cabía duda, que el misterio del Mary Celeste y su maldición como barco fantasma, no había hecho más que empezar.

Pronto la tripulación del Dei Gratia comenzó a pensar en distintas causas por las que el navío pudiera estar vacio  navegando solitariamente por aquellas tranquilas aguas. Se investigó si el barco  se estaba hundiendo o si tenía alguna fuga importante, que hiciese crear la alarma y abandonar el buque por su tripulación, pero pronto se aclaró esta incógnita al saber que estaba en perfecto estado. También al ver el interior del barco y como estaban los utensilios correctamente dispuestos y sin signos de un movimiento brusco se descartó que por un movimiento marítimo o un temporal la tripulación hubiera caído al mar.

Al entrar en la camareta del capitán se encontraron también con la última anotación del mismo, fechada el 24 de Noviembre. Una anotación que no contenía nada de extraordinario ni misterioso que pudiera aclarar lo ocurrido en el barco. Ante todo este misterio, el primer oficial Olly Deveau informó a su capitán, Moorhouse, de lo que habían visto en el interior. Este ante lo ocurrido no pudo nada más que decantarse por la hipótesis del temporal, una hipótesis que pronto fue rebatida abiertamente por su primer oficial, que confirmó su desacuerdo mediante estas palabras:

He encontrado una máquina de coser y sobre ella un frasco de aceite que difícilmente hubiera aguantado ahí de haber sufrido un fuerte oleaje”

El misterio y miles de preguntas se cernían sobre las mentes de estos hombres en medio del inmenso mar… ¿Que había sucedido con la tripulación? ¿Por qué huyeron? ¿Cómo escaparon sin usar ningún bote de salvamento? ¿No dejaron restos de su marcha? ¿Por qué cocinar un pollo asado y poner té, para no tomárselos?

Ante todos estos misterios, el capitán Moorhouse decidió pasar algunos hombres al barco fantasma, quería llevarlo al puerto más cercano, Gibraltar, donde pedir una demanda por indemnización por su recuperación. Al llegar a puerto, el Presidente del Consejo Marítimo de su Majestad, Mr.J.Solly Flood, rápidamente enterado del caso comenzó una investigación para resolver todas las respuestas, a estas preguntas un tanto enigmáticas. Toda la tripulación del Dei Gratia fue interrogada en los días venideros del 18 y 20 de Diciembre. Pero ante lo declarado por la tripulación, la investigación no podía nada más que avanzar hacia la incógnita de lo sucedido. De este modo, después de barajar muchas hipótesis, la investigación llegó a la conclusión lo siguiente:

“La tripulación consiguió apoderarse de la carga y los marineros en plena borrachera, asesinaron al capitán y a toda su familia, huyendo a bordo de otro barco”

No había pruebas de ello, pero era la teoría más coherente que podían pensar sobre la desaparición del capitán y su familia, así como de la tripulación. Ante esta versión oficial de cómo pudieron ser los hechos, muchas personas pronto replicaron lo dicho. Este es el caso de Shufeld, el cual incluso presentó una alegación, argumentada en que si era cierto que hubo una pelea en su interior o signos de violencia, no había rastro de ella. Por esto él argumentó, que en su opinión había sido abandonado por el capitán y los tripulantes en un momento de pánico colectivo injustificado, por culpa de intuir una gran tempestad que pudiera llegar en cualquier momento.

Lo cierto es que esta teoría tampoco solucionada nada, y es más, es menos creíble. Si como dice Shufeld, se produjo una huída de una u otra forma, los botes salvavidas se habrían utilizado en dicha huida. Otra teoría que pronto se sumaría a las dadas para resolver el problema de la desaparición de la tripulación del Mary Celeste, fue la del cargamento. Dentro del depósito donde se encontraba la carga del buque, se apreció como había barricas abiertas y vacías, como también algunas dañadas. Esto produciría una gran acumulación de gases, lo pudiera a dar a una explosión. Pero lo cierto, es que no había rastro de aquella explosión y menos de la huida de la tripulación, que necesariamente, hubiera utilizado los dichosos botes salvavidas. También se pensó en una conspiración de los dos buques para cobrar una gran cantidad del rescate, pero todo se desvanece, cuando el 14 de Marzo de 1873, el tribunal marítimo de Gibraltar concede la ridícula suma de 1700  libras al capitán del Dei Gratia y a su tripulación, por el rescate del Mary Celeste.

Durante muchos años, se ha intentado saber lo ocurrido en la cubierta y el interior del Mary Celeste, pero no se ha podido llegar a una conclusión definitiva…

¿Qué fue de su tripulación? ¿Qué paso para no probar ni el té ni el pollo cocinado? ¿Por qué no utilizaron los botes salvavidas si había un temporal? ¿Dónde estaban los restos de una posible explosión?… 

JACK EL DESTRIPADOR

Cientos de cientos de misterios y leyendas se ciernen sobre el asesino inglés de abrigo largo oscuro y sombrero. Muchas respuestas se han dado para aclarar los casos de asesinatos llevados a cabo por este enigmático personaje, pero lo cierto es que pocas han ayudado a resolver los casos. Se ha dicho que fueron llevados a cabo por algún personaje con intenciones satánicas, otros por el contrario culpan incluso a miembros de la casa Real inglesa, otros simplemente apuntan a un personaje poco estable mentalmente y con una gran sed de odio y venganza por su forma de terminar los crímenes.

Pero para aclarar toda esta historia que se cierne sobre las calles oscuras y con densa capa de niebla inglesa del Londres Victoriano, tenemos que acercarnos y comprender la situación de ese sitio. El Londres Victoriano se dividía entre el West End, lugar de alta clase social y con personajes reputados de la sociedad media-alta inglesa, y por otra parte la zona de East End, ésta era una zona muy pobre, con más de 900.000 personas que vivían en condiciones realmente duras e insalubres. En esta zona había divisiones, una de estas divisiones es la que nos concierne en el caso de los asesinatos, Whitechapel. Era una zona donde la miseria estaba en plena calle, donde mucha gente se dedicaba a la mendicidad o simplemente al pillaje. Para el caso de las mujeres era más tormentoso, muchas de ellas no tenía  dinero para alimentar a sus hijos, por lo que tenían que adentrarse en las calles frías del lugar para dedicarse a la prostitución.

Alargando más la lupa de la investigación del entorno de los crímenes es importante decir que todo aquel Londres Victoriano, era la capital del Imperio Británico. Este Imperio, que se extendía por todo el planeta, estaba dirigido por la Reina Victoria, la cual tenía un heredero varón, el Príncipe Eduardo VII. Es sabido que la reina y el rey consorte, eran Francmasones y protestantes. Para muchos ésta es una simple información adicional, pero para otros es una pieza clave en la investigación. De tal modo, la logia Francmasónica más importante del momento era la Royal Alpha Lodge, también conocida como “Príncipes de Sangre Real”. La sede de esta organización misteriosa no era otra, ni más ni menos, que Kensington Palace. Muchos señalan como cerebro de los crímenes a estas organizaciones misteriosas y siniestras, sobre todo a estos “Príncipes de Sangre Real”.

Sabido esto y haciéndonos una idea de la situación del país, tenemos que conocer las técnicas de la policía de esos momentos. En 1888 se desconocía completamente el ADN, así como tampoco se sabía la utilidad de las huellas dactilares. Todos los casos se resolvían por las astucias de los policías e inspectores del cuerpo. A este cuerpo pertenece el inspector Abeline de Scotland Yard, cuando comienzan los asesinatos ese mismo año en Agosto y se prolongan hasta Noviembre. Se sabe que fueron 5 víctimas, según la investigación, pero se cree, a día de hoy, que pudieron ser muchas más. Son crímenes crueles y violentos, que hasta ahora no se habían dado en la sociedad inglesa del momento, por lo que pronto hizo que en los periódicos del momento, al autor de estas matanzas se le conociese como JACK EL DESTRIPADOR.

El primer crimen fue el de Mary Ann Nichols, asesinada el viernes 31 de agosto de 1888 a la edad de 43 años. La segunda víctima no tardó en aparecer en las calles, de tal modo que el 8 de Septiembre de 1888, es encontrada asesinada Annie Chapman. Todo hacía pensar a la policía que estos crímenes seguirían, y de este modo fue así. El 30 de Septiembre de 1888, se encuentra a Elizabeth Stride, también se encuentra  Catherine Eddowes y la última víctima oficial el viernes 9 de Noviembre de 1888 a la edad de 25, muere asesinada Mary Jane Kelly.

En varias ocasiones, el supuesto autor de estos crímenes había contactado con los policías encargados en el caso, jactándose de sus actos y advirtiéndoles que esto sólo era el principio. En una de estas cartas decía lo siguiente:

“Querido Jefe, desde hace días no dejo de oír que la policía me ha atrapado, pero en realidad todavía no me ha pillado. En mi próximo trabajo le cortaré la oreja a la dama y se la enviaré a la policía para divertirme. No soporto a cierto tipo de mujeres y no dejaré de destriparlas hasta que haya terminado con ellas. El último es un magnífico trabajo, a la dama en cuestión no le dio tiempo de gritar. Mi cuchillo está tan bien afilado que quiero ponerme manos a la obra ahora mismo. Me gusta mi trabajo y estoy ansioso de empezar de nuevo, pronto tendrá noticias mías y de mi gracioso jueguecito”.

Según cuentan algunas teorías un tanto enigmáticas, pero no por ello menos ciertas, la causa principal de aquellas muertes, procede de un personaje un  tanto misterioso, el Duque de Clarence, conocido como Eddy. Se dice que Eddy visitaba a menudo a una chica católica en East End, Annie Crook. Ella, por causas de sus encuentros amorosos con el Duque, había quedado en cinta, algo que la nobleza inglesa no estaba dispuesta a permitir. Incluso se supo que el Duque podría haberse casado en secreto con esta mujer. Annie Crook fue llevada a un Hospital Psiquiátrico para aislarla. Es en este lugar donde da a luz. Para ocultar todo, ella sería enviada a trabajar como sirvienta. Todo parecía ir por buen cauce para que nadie sospechara de la relación del Duque con esta mujer, y menos que de una de sus relaciones hubiera tenido un primogénito. Pero las amigas de Annie hicieron algo que les llevaría a su muerte. Ellas conocían que su amiga había estado llevando una relación amorosa con el Duque, y más aún sabían del parto. De este modo, intentaron sobornar a la realeza mediante una carta, en la que pedían dinero a cambio de su silencio. Es ahora cuando supuestamente, todo el engranaje se mueve para  que todo se oculte, al precio que fuese.

Según Colin Rivas, los culpables de estas matanzas serían: William Gull, Randolph Spencer Churchill (cochero que los transportaba a Whitechapel), John Netley (el que vigilaba todo) y J.K. Stephen (que llevaba a último término las acciones). Según los investigadores que aportan esta teoría, fueron ellos los que para cubrirse inventaron la silueta de Jack el Destripador. Si la gente pensaba que los crímenes eran realizados por un personaje misterioso y oscuro, que asaltaba a las chicas de noche, nunca pensarían en ellos como culpables, y menos pensarían en una implicación de la nobleza y la realeza del momento. Pero lo cierto sobre el nombre de Jack el Destripador, es que  fue Andrew Cook, en su libro “Jack  the Ripper”, quien señala que el periodista Frederik Best, el cual trabajaba en el periódico Star, el que le  da este nombre al asesino misterioso.

No es la única teoría en el misterioso caso de las mujeres asesinadas en Whitechape. De este modo, en 1970, el doctor en criminología, Thomas Stowel, saca a la luz un artículo en el que asegura que Sir William Gull, médico de la reina, era el culpable de todos los asesinatos junto con Eddy. Se asegura que no sólo fueron cinco las víctimas, sino que pudieron llegar a once. ¿Por qué esa cifra? Seguramente porque es un número muy importante para la masonería.

La vedad es que poco se sabe, no se ha llegado a la conclusión de si era un grupo, un sólo individuo, un complot o simplemente un asesino en serie. Después de estos asesinatos, las mujeres tenían miedo a salir a las calles, pensaban que quizás el destino cruel las había marcado para verse con aquel misterioso hombre de capa negra y sombrero, que viajaba en carruaje oscuro. A día de hoy, algunas veces cuando se echa la niebla sobre las calles de Whitechapel, los vecinos y viandantes que pasan por las zonas donde se cometieron los crímenes, miran a la niebla y recuerdan que allí se cometieron los crímenes y que el asesino nunca se cogió.

EL MISTERIOSO POZO DE LA ISLA DE OAK…

Cuando hablamos de islas en las que han estado tiempo en ellas piratas, siempre se nos vienen a la cabeza  tesoros escondidos en ellas, en cuevas, enterrados, con diversos mapas misteriosos y cientos de pruebas, así como trampas. Algo por el estilo le pasa a la isla OAK, situada en Canadá. Para adentrarnos en esta misteriosa historia, tenemos que remontarnos al verano de 1795. Es en este momento cuando tres adolescentes, John Smith, Daniel McGinnis y Anthony Vaughan, vieron en la isla un lugar  que les llamaba ciertamente la atención, un círculo de tierra que parecía estar removida. Encima de esta parcela de tierra se podía apreciar un roble del cual colgaban aparejos de un barco. Pronto comenzaron a excavar por la más mera curiosidad. Para sorpresa de los chicos, se encontraron piedras que habían sido puestas a propósito y de tipología extraña a las comunes de las islas. Habían sido puestas a conciencia por aquella persona que había hecho el agujero en la tierra.

Los chicos, comidos por la curiosidad, siguieron excavando y, al llegar a los 3 metros de profundidad, descubrieron como había una misteriosa plataforma de roble, puesta de una forma horizontal, claramente puesta a propósito por el autor del misterioso agujero. Rápidamente, comenzaron a quitar esos trozos de roble, pensando que bajo ellos estaría un tesoro esperándoles. Pero lo cierto es que todo comenzaba a tocar el velo del misterio, cuando descubrieron que ahí abajo no había nada.

El grupo, un poco confusos y ya cansados, decidieron seguir con su excavación de aquel agujero en el suelo, esperando encontrar alguna recompensa. A los 6 metros de aquel ya enigmático pozo encontraron otra plataforma de madera de roble. Es en este momento, después de 6 metros excavados, fue cuando comienzan a pensar en dejar aquel duro trabajo de excavación que no había dado ningún fruto, ni ninguna satisfacción. De este modo desisten y se marchan, viendo que no habían conseguido nada, sólo cansancio y perder el tiempo.

Ésta no iba a ser la última vez que vieran el pozo, pues desde ese momento en sus cabezas siempre estaba presente aquel enigmático pozo de la isla de Oak. De tal modo, como la curiosidad y el hombre van unidas, así como se atraen , decidieron  pocos años después , en 1803 introducirse en la expedición Onslow que, entre otras cosas, trataría de aclarar dicho asunto de aquella tierra removida que tantos quebraderos de cabeza les había dado y que no se podían quitar de la cabeza.

Lo cierto es que cada 3 metros de profundidad, en aquel ya no agujero, sino más bien pozo, se encontraba una plataforma de roble, no siempre puesta igual que la anterior. Cuando llegan a los 27 metros de profundidad, la cosa cambia, ya no es una plataforma de roble , sino una losa de un material muy raro, pórfido. Sin duda un material imposible de encontrar en la isla Oak y tampoco en toda Norteamérica. En esta losa se encontraba grabado un mensaje. Un mensaje escrito en un alfabeto desconocido y del que ningún miembro de la excavación tenía ninguna idea. Ante este misterio pronto comenzaron a salir las hipótesis de lo encontrado. Muchos decían que en ese mensaje decía que a unos metros más abajo, se encontraban millones de libras. Otros como el reputado profesor Barry Fell, experto en lenguas antiguas, se inclinó en la teoría de que pudiera ser un dialecto  copto del mediterráneo. Este mensaje tendría para él, un mensaje religioso y no estaría encaminado al descubrimiento de un tesoro. Gracias a esta teoría dada por el profesor, muchos pensaron que ahí abajo no estaría un tesoro monetario, sino más bien un tesoro  de otra tipología y con otro significado. Incluso se había barajado estar excavando la tumba de un personaje especial de la antigüedad. Sea lo que fuese lo que hubiera enterrado, se asomaban muchas preguntas a las mentes de aquellas personas que excavaban el pozo. Preguntas como:

¿Cuánta antigüedad puede tener lo enterrado? ¿Cuál fue la causa de trasladar el pórfido a este lugar tan alejado de la zona de extracción del material? ¿Por qué la insistencia de crear una barrera de troncos de robles cada 3 metros? ¿Qué era tan importante para esconderlo a tanta profundidad? …

A los 30-35 metros de profundidad, las excavaciones encontraron agua en el sustrato, algo que sin duda empeoraría la situación. Pero viendo que oscurecía, decidieron resolver el problema al día siguiente. Lo cierto es que esta decisión había sido una mala decisión, ya que al día siguiente el nivel del agua había subido 10 metros. Ante esto y viendo que no conseguían nada, la excavación se paro y se decidió dejar de excavar. No iba a ser esta vez, la última en excavarse el pozo de la isla de Oak. De tal modo se hicieron más expediciones, en las cuales participarían aquellos 3 jóvenes descubridores de este misterioso pozo. Pero lo cierto es que el enigma del pozo seguía estando, y no pudo ser resuelto e65n los años venideros.

Con el paso del tiempo, la isla y el pozo fueron dando su brazo a torcer y poco a poco fueron saliendo nuevos datos misteriosos. La playa cercana, la playa Smith´s Cove, se descubrió que era artificial. Ésta tendría construido un sistema de desagües que abastecían a túneles conectados con niveles más bajos incluso que el pozo. En esta misma playa, se han descubierto troncos con números romanos, lo que ha dado a pensar a historiadores y científicos que alguna población pudo llegar hasta estas costas y construir todo este entramado de canales, túneles y desagües. Muchas expediciones decidieron cortar el flujo de agua pero sus esfuerzos fueron en vano.

La excavación de 1849 utilizó maquinaria en la excavación. Esta maquinaria trajo a la superficie eslabones de una cadena de oro y un fragmento de pergamino. Todo esto no hizo más que traer más misterio a la zona. ¿Quién había habitado esa zona en tiempos de la antigüedad?  …

Ahora todo da un giro importante. Un giro por culpa del capataz Jame Pitblado. Éste robó algo que salía enganchado de la perforadora. Al ser visto por un compañero, éste le pidió que lo devolviera o que, por lo menos, diera fe de lo encontrado a todos. El capataz se negó y abandonó la isla. Rápidamente comenzó a intentar vender la pieza hallada en el pozo de Oak. Pero su vida estaría ya contada por aquello que había encontrado en las profundidades de la tierra. Fue víctima  de un oscuro y raro accidente laboral cercano al pozo. Algunos dicen que el capataz Jame Pitblando fue el primero de una lista de muertes producidas por lo que habitaba el pozo .En 1861, un trabajador también moriría por la explosión de una caldera, sumado así el número de víctimas del pozo. En 1879,  dos personas más sufrieron la misma suerte. En 1965, el pozo se cobró las últimas vidas humanas. Fueron cuatro y en el mismo día. Ante esto, se corrió la leyenda de que sólo se descubriría el misterio del pozo, cuando hubieran fallecido 7 personas. También, poco a poco, fueron dándose casos de apariciones extrañas rondando el pozo, así como sombras. Muchos incluso decían haber visto a soldados ingleses del siglo XVIII rondando por los alrededores de las excavaciones.

Los últimos restos encontrados datan de 1897 cuando se encontraron restos de pergamino y en 1967-1969 cuando fueron descubiertas maderas del siglo XVI y un pedazo de latón antiguo. Con los avances tecnológicos alcanzados por el hombre, parecía que la solución del misterio iba a tener una rápida solución. En 1972 con los avances de una cámara submarina, se logra captar lo que serían un par de cofres, una estructura laberíntica y lo que, a ojos de los investigadores, pudiera ser un cadáver. Pero poco más se ha sabido de este pozo y lo que hay en sus entrañas. A día de hoy se sabe que es imposible controlar las inundaciones y todo un misterio como llegar al final del pozo.

 

¿Se realizarán nuevas excavaciones en el pozo de la isla Oak? y algo más importante…… ¿Causará más muertes su excavación?

 

 

El Faro de la Isla Flannan..

FARO ISLA DE FLANNAN

Si hay un Faro especialmente misterioso en Escocia, es el de las islas Flannan. Este faro de aparencia normal, tiene a sus espaldas una historia no sólo inquietante y misteriosa, sino también trágica. Tenemos que remontarnos al 26 de Diciembre de 190o. Ese día como tantos de otros, el barco de sumistros Hesperus, que suministraba víveres a los habitantes de aquellos islotes, que no eran más que unos pocos hombres al cuidado del faro y del mantenimiento de unas instalaciones, hacía el recorrido habitual. Por culpa del mal tiempo, algo habitual en la zona, no pudo acercarse a repartir los suministros a los fareros, y se retrasa unos días. Cuando toda la tormenta amaina, deciden ir  y terminar el reparto. La tripulación del Hesperus comienza a mandar señales a los fareros, los cuales siempre los recibían con banderas y actos de algría,normal en personas aisladas en unas islas pequeñas y de difícil acceso, que sólo gracias al Hesperus, tienen contacto una vez cada cierto tiempo con el mundo.

Pero lo cierto , es que esta vez…ya nada seria igual. La tripulación del Hesperus, reitera las llamadas a la sala de control del Faro avisando su llegada con los víveres, pero nadie responde a ellas. En un primer momento no cunde el pánico, ya que lo más seguro es que el personal estaría haciendo algo por la isla, como tareas de mantenimiento,dando un paseo,pesca..etc. Uno de los primeros en preocuparse de la situación fue un tal Moore. Este viajaba en el barco para reincorporarse a las tareas de mantenimiento de la isla y del faro, ya que había estado en sus vacaciones y al terminarse volvía a la isla. Cuando atracan en el puerto de la isla, el capitán del Hesperus y varios hombres, entre los que hay que mencionar a Moore, deciden subir al faro, para ver si todo estaba bien y para hablar con el personal de la isla. Es ahora…donde todo lo que parece normal se inclina a misterioso.

Se acercan a la puerta del faro y Moore, toca a la puerta para que les abran, pero nadie responde, ni nadie les abre dicha puerta. Deciden insistir y como no hay señal, derriban la puerta. Todo el interior del faro, esta en perfecto estado, sólo que faltan las personas. La mesa estaba puesta con comida, la chimenea encendida y las camas arregladas .Parecía como si hubieran desaparecido por arte de mágia. Es importante ver que aunque todo estaba en orden y no se habían encontrado a las 3 personas de mantenimiento, había dos objetos que llamaban la atención, un relog parado a las 09:30 y una silla tirada hacia atrás.  Esta silla dió que pensar sobre posibles acontecimientos ocurridos durante el temporal en la isla, que explicaran todo. De este modo la versión más sensata dada, es que el hombre encargado dentro del faro, pudo ver como se acercaban olas de gran tamaño y fue a avisar rápidamente  a sus 2 compañeros que estarían haciendo trabajos cercanos a la costa. No llegaría a tiempo y las olas habrían arrastrado al fondo del mar a sus compañeros a lo cual saltó para ayudarles, siendo esa la acción que causaría su muerte y la de sus compañeros, ya que según la teoría del ahogamiento, el mar con gran fuerza hizo imposible poder regresar a los 3 fareros y se ahogaron.

Pero lo cierto, es que  no es tan fácil de resumir este episodio trágico en la Isla de Flannan. Se descubrió que los equipos especiales para días de tormenta, como los que habían pasados no estaban. Incluso aún más misterioso, fue encontrar todo el material de socorro que había en la zona pegada a la isla, el cual era  bastante considerable para la época, intacto. Nadie los había tocado, algo raro, ya que por lo menos si ves a tus compañeros ahogándose, lo mínimo que haces es  tirar un par de salvavidas, cuerdas..etc. Si esto es sumamente curioso como mínimo, más curioso fue observar como la puerta que habían tirado abajo para entrar en el faro, se encontraba  cerrada desde dentro, algo imposible si el operario saló corriendo para intentar salvar las vidas de sus compañeros……. ¿Quién cerro la puerta con llave desde dentro? ¿Por qué no se utilizan los aparatos de rescate?     ¿Cómo desaparen los equipos especiales de tormenta?

La Marina Real Británica, pronto se hizo eco del asunto y mando investigar lo ocurrido. Al no tener respuestas a estas incógnitas, ni los cuerpos , optaron por la versión de que los fareros se habrían ahogados al intentar salvarse unos a otros. Pero el misterio de esas preguntas no fue resuelto.