¿Nos encontramos en el final del Papado?