EL KRAMPUS

3021861-inline-i-2-bad-ass-santa-krampus

  “Pórtate bien que sino viene el coco y te llevará “


Muchos de nosotros hemos escuchado de algún  familiar cercano esta frase o una parecida en nuestra infancia. Es una frase que se transmite de generación en generación, como si de alguna forma fuese , nos suplicaran no por ellos, sino por nosotros que nuestro comportamiento cambiase para no tener unas catastróficas consecuencias.

No podemos asegurar que ese ser, ese ente, al que algunos llaman vulgarmente “coco” u “hombre del saco” existió, pero no cabe duda que muy dentro de nosotros, desde nuestra infancia existió el miedo a  él  . El miedo en lo más adentro nuestro a ser raptados, a portarse bien o atenerse a las consecuencias. Estas creencias  son más antiguas que el propio cristianismo, vienen de un paganismo arcaico, del cual la iglesia supo darle forma y adaptarlo a las nuevas corrientes europeas de aquellos tiempos.

Este ser tiene muchos nombres dependiendo del lugar, pero hay un nombre maldito para muchos en las frías noches de invierno de la zona centro de Europa, un nombre que hace temblar a cientos de niños, EL KRAMPUS.

Este ser del inframundo es el castigador de las malas conductas de los niños. Su nombre proviene de la palabra antigua alemana “krapem” , que significa garra. Según las fuentes escritas y orales de la zona, este ser  tiene un aspecto de demonio con largos cuernos, que en su rostro tiene una larga lengua roja  y unos ojos  de miradakrampus enfermiza. Estas descripciones no hacen más que destacar su naturaleza maligna.

Según cuenta la leyenda , cada 5 de Diciembre se deja ver merodeando las aldeas frías y desangeladas de la zona centro europea. Algunos comentan que,  previo a su aparición, se escucha un campanillear, que va seguido del sonido del roce de unas cadenas oxidadas.

Tranládense a esas frías y oscuras aldeas de la zona centro de Europa, el sol ha caído y se cierne una noche fría y silenciosa que poco a poco va adentrándose en las calles empedradas de aquella pequeña urbe humilde. Una noche fría y oscura, en la que en la paz solemne se pueda escuchar a lo lejos esos sonidos de campanas y  que en cualquier callejón puede estar atento una mirada fija de ojos amarillos. Una mirada que no mira, arrebata.

Este esGruss_vom_Krampus el modus operandi que narran las leyendas sobre el Krampus. Tiene un sólo objetivo, igual que Papa Noel en esas fechas congratula a los niños buenos con regalos, el por su parte raptará a todo aquel infante que haya tenido un comportamiento no aceptable. Para que sus raptos sean lo más exitosos posibles en algunas ilustraciones aparece este ser con un saco o cesta en su espalda, sitio donde echa a los jóvenes que rapta para llevárselos al inframundo, lugar donde penarán por sus pecados, sino son devorados por el Krampus.

En la actualidad en muchas ciudades de Austria, incluída su capital (Viena) y sus alrededores, cada 5 de Diciembre cientos de hombres jóvenes recuerdan a ese ser diabólico, vistiéndose del Krampus, arrastrando cadenas y dejando en el aire el sonido de su campanillear de campanas, para recordar a los niños que todo tiene su castigo…..

krampus raptando niños

Anuncios

Los nazis en el Tíbet, aventura o misión secreta

Nazis en el Tíbet

“Ante Dios y el mundo, el más fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad”

Adolf Hitler

 

El 20 de Abril de 1889 nació en el Imperio Austrohúngaro Adolf Hitler. Esta fecha quedaría marcada en los calendarios de la gente de bien como el inicio del fin, el inicio de los males de Alemania y, con ellos, los males de todos los pueblos decentes de la tierra.

Este joven  tímido y de poca corpulencia, que poco resaltaba en su sociedad en la que vivía, poco a poco comenzó a subir escalones en la sociedad, llegando un día a ser el azote de Occidente y de todo pueblo que amase la libertad. Llevo a hermanos a la contienda entre sí, dio sufrimiento al débil y masacró a sus enemigos, llevándose consigo como triunfo el dolor de aquellos de quienes osaban contradecirle.

Todos sabemos los horrores y desgracias acontecidas por sus palabras, como todos saben también su trágico final, tanto el de él mismo, como el de sus más allegados. La historia de Hitler y su plan para gobernar al mundo es conocida por todos, pero no todos conocen sus métodos, sus planes y, sobre todo, su lado misterioso. En estos textos nos adentraremos en el Hitler enigmático, el Hitler misterioso que nada más y nada menos, en las puertas de la contienda bélica que devastaría Europa por segunda vez, sufragó expediciones científicas más allá de los Urales, en el mismísimo Tíbet.

Por aquellos tiempos, las expediciones aventureras o de carácter científico poco tienen que ver con las actuales. En la actualidad, los expedicionarios son de diversa nacionalidad en ocasiones y no se pide tener la misma conciencia política. Van por el afán de superación y de poder conseguir un logro moral del ser humano. Totalmente distinto a lo que podemos ver  en la época de Hitler. Sus expediciones estaban constituidas por personal que comulgaba muy bien con las posturas hitlerianas promovidas por el partido Nazi, de tal manera en todos los casos o en la mayoría, todos tenían que ver de una u otra manera con alguna asociación o algún brazo del partido.

Expedicion nazi en el Tibet

 

Hitler, como otros mandatarios totalitaristas, no sólo basaba su poder en el número de efectivos bélicos, sino también lo basaba en la posesión de objetos mágicos o de carácter mitológico. Con ellos pensaba que su poder era absoluto, y no solamente militar, sino también divino. Hitler, desde su subida al poder, poco a poco se fue obsesionando por objetos tales como la lanza de Longinos o el mismísimo Santo Grial. La obtención de estos objetos mágicos según la historia, traería al dueño un poder absoluto sobre las cosas terrenales, algo que sin duda atraía a Hitler, pero también la idea de sustentar su poder y sus palabras, mediante unos objetos.

De este modo las primeras expediciones serias hacia tierras lejanas se comenzaron a dar sobre 1938. Es en este año cuando la Ahnenerbe , brazo de las SS que pretendía consolidar los pilares del nazismo y catapultarlo como una religión entre sus fieles, propuso la primera gran expedición al Tíbet, dirigida por el Ernst Sachaeffer junto con otros 5 científicos más y un grupo de voluntarios de las SS. Detrás de todo este grupo y del Ahnenerbe, se encontrada nada más y nada menos que H.Himmler, adicto al partido y a sus doctrinasy que,  seguramente estaba detrás de todo este entramado arqueológico, para sustentar las ideas de su amado líder y de su partido. Himmler estaba obsesionado por la superioridad de la raza aria, de tal modo que instruyó a los expedicionarios para que encontraran evidencias de ellos en aquellos parajes lejanos.

Según nos narran las fuentes ofrecidas por ellos, la primera parada del grupo fue en la ciudad sagrada de Lhasa. CiuNazis en el Tibetdad clave para poder dirigirse hacia las famosas cimas. Comenzaron a obtener objetos de las zonas por donde pasaban y a coleccionarlos, como si de objetos espirituales cargados de energías se tratasen. Todo era importante y todo había que llevarlo a Alemania. Uno de estos objetos obtenido en su peregrinar a estas zonas remotas de la tierra, fue una carta del propio Dalai Lama. Su viaje se truncó por culpa de las inminentes tensiones bélicas que se iban a desatar en la vieja Europa. De este modo las SS mandaron un aviso de que el grupo debía volver lo antes posible a suelo alemán y enseñar lo logrado. La expedición acato las órdenes dadas desde la cúpula nazi de las SS y pronto comenzó la vuelta, no sin  llevarse diversos objetos, cientos y cientos de fotografías e incluso películas grabadas allí por ellos mismos.

 

Uno de estos documentos y del que mucho se ha tratado a lo largo de los años, es un pequeño manuscrito que, según cuentan los investigadores, tenía hipnotizado al propio Hitler. Este documento era un documento del Dalai Lama, en el cual estaba escrito que Hitler era el dirigente de la raza aria y también un curioso tratado de amistad entre el Dalai lama y Alemania. Según las fuentes, este documento estaba bien vigilado y con fuertes medidas de seguridad, tanto que podría estar depositado en una habitación exclusiva solamente para Hitler.

Es difícil saber el número exacto de objetos traídos en las diversas expediciones que se llevaron a cabo durante el mandato de Hitler, también es difícil pensar que alguna de ellas tuviera un poder mágico, viendo el final del personaje y sus adeptos, pero en la Historia misteriosamente están grabadas los diversos intentos por descubrir esos objetos tan ansiados por el Führer y por sus allegados.

 

¿La no obtención de dichos objetos pudo llevarle a su perdición?

¿Y si los objetos aún andan esperando a ser encontrados?

¿Quien los busque correrá la misma suerte?

Manuscrito Voinych,un misterio sin resolver

El Manuscrito Voynich misterio

Las sociedades, desde antaño, han utilizado diversos materiales para plasmar sus inquietudes, sus vivencias y un sinfín de acontecimientos. Estos sucesos eran escritos desde soporte vegetal o animal en los primeros tiempos, hasta a día de hoy encontrarnos documentos digitales. Las sociedades siempre han tenido la necesidad de escribir, de dejar un legado a sus descendientes, como si por ello, haciendo eso su memoria viviría eternamente. Una memoria eterna que diría al descendiente, que ellos habitaron ese trozo de la tierra y que esas historias escritas, grabadas o pintadas, eran las que vivieron en sus propias carnes o fueron contadas por sus ancestros a ellos.

El hombre actual ha ido recogiendo estos testimonios del pasado, documentándose sobre ellos y aprendiendo no sólo más sobre las condiciones de vida, cultura material o dificultades, sino también de la propia evolución  de la naturaleza del ser del ser humano. En la actualidad la sociedad no sólo escribe y deja constancia de su presencia a futuros pobladores, sino también se interesa por aquellos grupos humanos que  como queriendo dejar un mensaje en una botella en el mar de la historia, dejaron su huella. Son cientos y cientos los documentos que ha día de hoy los historiadores tienen en su posesión,  nos hablan de aquellos tiempos duros del pasado, en donde el hombre hacia frente de la manera más ruda a enfermedades que no entendía, a guerras que no comprendía y sobre todo a una naturaleza que no sometía. La gran labor de estos hombres de letra nos ha dado información de mil formas de vivencias en nuestro pasado, haciéndonos ver una imagen de la evolución humana a lo largo de los siglos.

Pero en todo viaje digno de contar por la larga historia del ser humano hay senderos oscuros, en los que por alguna razón, aún hoy no aclarada, historiadores o investigadores no han sabido con su ingenio o astucia, dar esa luz del candil de la inteligencia humana para poder proseguir por el bello camino del conocimiento humano. Uno de estos lugares en donde la luz del historiador se encuentra con el más tupido velo del misterio es el llamado “Manuscrito Voynich”. Este manuscrito de misterio e incertidumbre ha sido tema de estudio desde hace  años. Historiadores e investigadores, se han centrado sobre dichos legajos, esperando que en algún momento, hasta ahora no dado, estos dieran signos de lo que ahí se contaba.

El llamado Manuscrito Voynich es un documento ilustrado, escrito aproximadamente hace unos 500 años. Su autor y su alfabeto son desconocidos por el hombre a día de hoy. Ningún criptográfico, historiador o investigador ha podido sacar más que los bonitos dibujos de su interior. Tampoco la ciencia actual ha podido darnos clavesmanuscrito Voynich misterio sin resolver para poder solucionar este enigma misterioso sobre el contenido. Incluso durante y posteriormente, a la gran contienda de la II Guerra Mundial, muchos criptógrafos intentaron solucionar el problema, para finalmente lograr todo lo contrario, dar más misterio al Manuscrito.

El nombre por el que se le conoce, Manuscrito Voynich, proviene de Wilfrid M.Voynich, especialistas en antigüedades y libros antiguos, que lo adquirió en 1912. Después de pasar por sus manos, ha pasado por cientos de manos de personas, algunas entendidas otras simplemente interesadas en lo misterioso del caso.

Se sabe algunos recorridos que pudo hacer este misterioso manuscrito, de tal manera se sabe,  a ciencia cierta, que estuvo en la corte de  Rodolfo II de Habsburgo hasta 1612. En esta corte pudo ser estudiado por diversos personajes, entre ellos hay que destacar a John Dee, matemático  y astrólogo de la época, asentado en dicha corte. Es sabido el interés de este matemático por el mundo paranormal y misterioso, de esta forma se le atribuye a John Dee, la llegada del mismo manuscrito a la dicha corte. Lo cierto es que el interés de este misterioso hombre de números, no pudo hacer que descifrara nada de su interior.

Estos diversos recorridos que ha llevado el manuscrito, lo han llevado a parar actualmente a la biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale. En esta sección ve pasar los días con sus respectivos años, esperando que alguien o alguna técnica nueva pueda dar con la clave de descifrar su contenido.

Si alguna vez tenemos la suerte de toparnos con este misterio, podremos ver su composición. El libro se encuentra encerrado en unas tapas de cuero de cordero. Un cuero trabajado y especial que ya nos va presentando lo especial que es también su contenido. El misterio de su interior consta  de un total de 116 páginas. LoWilfrid M.Voynich Manuscrito Voynichs historiadores han descubierto, que esta número de hojas no fue el original, ya que siguiendo la numeración a pie de página se descubrió que faltaban unas 28 páginas más. Dentro de estas hojas el misterio se hace pintura y escritura. En ellas diversos escritos, de diferentes colores y en una lengua extraña campan a sus anchas, acompañados estos escritos, por  ilustraciones, incluso más misteriosas. Son ilustraciones que nos ilustran detalladas plantas no conocidas actualmente por el hombre y también  representaciones de personas, muchas de ellas mujeres desnudas. Según estas ilustraciones, se ha podido hacer una posible división de las hojas, en 6 secciones. Los historiadores han querido ver una sección de herbolario, otra de astronomía, biológica, cosmológica, farmacéutica y una posterior de recetas dadas al lector. Hay que tener en cuenta, que esto es lo que se cree que esas ilustraciones nos quieren enseñar, de tal modo no se puede aceptar esta teoría de una forma rotunda, sino más bien aceptarla con cautela. Volviendo a los escritos en ella, podemos ver como son escritos  realizados en minúscula. Muchas veces, estos escritos se sobreponen a las ilustraciones haciendo dar a ver al historiador, la posibilidad de que primero se hicieran las ilustraciones y posteriormente se escribiera el misterio en aquellas hojas.

 

En su interior no solamente se encontraban estos escritos, sino también se sabe que el misterioso libro guardaba en su interior una carta dirigida a un hombre, Athanasius Kircher, religioso romano de la compañía de Jesús.Athanasius Kircher Manuscrito VoynichLos investigadores han sabido que fueron 3 cartas las emitidas a esta persona, dos de ellas escritas por Georg Baresch, el cual mandó una carta para que esta persona intentara descifrar el misterio. Se puede saber que este personaje, Baresch, era un alquimista de Praga del siglo XVII. La carta mandada se encuentra fechada en 1637 y por lo visto, nunca fue respondida por Kircher. Ante esta situación Baresch, vuelve a mandar otra carta pidiendo a Kircher, que investigara en el caso y diera alguna solución al enigma. De esta segunda carta tenemos constancia, ya que actualmente se encuentra bien guardada en los archivos de la Universidad Pontifica de la Universidad Gregoriana de Roma. La tercera carta, la más misteriosa de todas ellas, es mandada hacia la misma persona, por  Marci de Cronland, amigo de  Baresch. Se encuentra fechada en 1666 por Cronland, rector de la Universidad de Praga. Este le pide al religioso, que intente ayudar descifrando el manuscrito y recoge datos interesantísimos para la investigación, de tal modo se puede saber por ella, que el libro perteneció al rey de Bohemia Fernando III. También señala que un posible autor puede ser Roger Bacon, pero no lo afirma.

Athanasisus, uno de los religiosos más prestigiosos en las letras del siglo XVII, no contestó a ninguna de esas cartas, como queriendo mirar para otro lado, como quizás sabiendo lo que contenía y no teniendo valor para publicarlo. Lo cierto es que no se sabe la causa de ese silencio a día de hoy. Una de las teorías que en su tiempo pudo coger, es la que nos narra como el religioso no pudo saber lo en esas hojas estaba escrito, y  decidió dar como respuesta  un sepulcral silencio a todas esos escritos que le pedían ayuda. Es una teoría que no anda mal encaminada, pues Athanasisus tenía una reputación y un prestigio en la sociedad de la época, la cual hubiera mirado con lupa su postura, como también si en ella hubiera fallo.

Muchas teorías actuales, como las de Sergio Toresella, nos indican que este libro enigmático puede estar encaminado en temática  a un herbario alquímico, pero ficticio.  Esta teoría señala que pudiera ser una práctica habitual de la época, presentar libros fascinantes al cliente, para que este al ver tan impresionante repertorio de coloridos y cosas increíbles, aceptase sin ninguna duda, esperando un final exitoso. Pero como todas las teorías  se encuentran con dificultades a la hora de presentarla como válida, ya que no se puede asegurar la teoría y se ha sabido que estos libros “falsos” no tienen nada que ver con el manuscrito en su forma. Siguiendo ampliando el misterio sobre su contenido y su función.

Otro personaje que se unió a la investigación a lo largo de la historia fue, Jacques Bergier, el cual en su obra “Libros Condenados” publicada en 1971, da la teoría de que el manuscrito pudiera ser de una persona con conocimientos importantes e innovadores sobre nuestro cielo, algo que sin duda en la época en la que se ha datado el manuscrito era un peligro, para su persona y los que le rodeaban. De tal modo ocultó todo su saber en este gran enigma. Sin duda es una teoría atrayente, por lo que nos da de misteriosa y enigmática, pero lo cierto es que no se sustenta muy bien a los ojos de historiadores e investigadores, que la ven como una teoría un poco fantasiosa.

Podríamos hablar sobre el Manuscrito Voinych años y años, hablando de las teorías que se han vertido sobre su autor, temática o destinatario, sin llegar a ser buena ninguna. Pero al final de todas ellas siempre nos quedaríamos pensando, la misma pregunta que reconcome a los historiadores e investigadores que han estudiado el manuscrito…….

Manuscrito Voynich misterio Paleografia

 ¿Qué secretos maravillosos se nos esconden en esas humildes y envejecidas páginas?

El Flautista de Hamelin. La verdadera Historia del cuento…

Cada noche cientos de madres, por todo el mundo, no se despiden de sus hijos sin antes no leerles unos pequeños párrafos de esos cuentos que tanto les gustan a ellos. Sin saberlo, las madres comienzan a leer el cuento de cada noche, ese cuento que le regalo su abuela o su padre, o simplemente ese cuento que ellas recuerdan de su feliz infancia. Cuentos que al ser leídos por una persona del siglo XX-XXI, sólo denotan alegría y una constante lucha entre el bien y el mal, de la cual siempre gana el lado azul y feliz de las cosas terrestres. Actualmente no nos paramos a pensar, el motivo de ese cuento, como tampoco la época y la situación que dieron magia a la mano de un escritor antiguo a dar vida a ese relato que con el tiempo se ha ido modificando por nuestras mentes, hasta dar vida a ese cuento infantil hermoso y bonito de cada noche.

Si miráramos en su interior y preguntáramos al escritor o simplemente al mismo cuento, este nos daría información, una información que en ocasiones haría que ese cuento que narramos en voz alta a nuestros hijos, pasase de estar en su estantería infantil a relatarse por las noches en programas de misterio o incluso en documentales dejándonos boquiabierto y sin duda, con una sensación muy distinta a la que vivimos al relatárselo a joven.

Hoy en día la televisión y los medios de comunicación han dejado a un lado la labor de aquellas personas que trabajaban para alertar a sus vecinos, mediante historias, discursos en la plaza pública o como en este caso cuentos. Los cuentos, no se escribieron en su mayoría para introducir plácidamente al menor de la casa en el mundo de los sueños, sino fueron realizados para advertir, para dar a ver los peligros a los que el individuo  podía enfrentarse en aquellos mundos oscuros de las aldeas campesinas y ciudades oscuras de polvo de fábrica. Eran un timón, un salvavidas para aquel  hombre o mujer que lo leyera  y que se encontrara con aquella peligrosa situación, contada en el libro con personajes ficticios, pudiera solventarla con éxito salvando incluso su vida.

Uno de estos cuentos que hoy en día, cientos de personas tienen en sus casas y son leídos con una sonrisa a sus hijos cada noche, es el Flautista de Hamelin. Un cuento que a simple vista, a ojos de una persona poco informada en la historia o que simplemente no se ha parado a pensar el porqué de su  elaboración, puede parecer un relato feliz y sin duda amable. Un hombre que salva a la ciudad de una plaga de ratas que se quieren apoderar de una hermosa ciudad, sin duda es un héroe. Con el tiempo este resumen es el que nos ha quedado para leerlo a nuestros hijos, amigos o incluso por mera diversión. El fin didáctico del mismo cuento elaborado hace cientos de años, ha quedado relegado a un lugar oscuro de algunas bibliotecas, para en cambio, ensalzar los valores del héroe europeo  que ayuda a sus conciudadanos y consigue eliminar la plaga.

Si somos curiosos y queremos saber que estamos leyendo en realidad a nuestro hijo en esta ocasión adentrémonos en el mundo de este cuento.

El transcurso de la historia del cuento se cierne sobre el pueblo de Hamelin, sobre el 1284. Es en este año cuando el tranquilo pueblo se ve azotado por una gran plaga de roedores que hace la vida imposible a los habitantes del mismo. El alcalde y las instituciones del mismo comienzan una ardua labor para deshacerse de ellas, pero no logran grandes éxitos en sus labores. Es importante centrarnos en la época, siglo XIII. En estos años una plaga como esta no era un mero problema, sino un gran problema que podía terminar en  acontecimientos nefastos para un pequeño pueblo o ciudad, como puede ser un brote de peste. Por eso el afán de estos gobernantes a parar cuanto antes que los roedores caminaran a sus anchas por sus calles. Una mordedura de una rata infectada, podría ser el principio del fin para este hermoso pueblo. Al no dar con la tecla para hacer que estos roedores se marchasen de sus calles, ofrecieron 100 monedas de oro a la persona que les ayudase a deshacerse de ellas, dejando el pueblo libre de esta plaga por fin. La noticia de la recompensa recorre los caminos cercanos al pueblo, así como también comienza a difundirse por los pueblos cercanos.

Un día llega al pueblo un individuo misterioso y muy curioso. Vestía una vestimenta de diversos colores y de forma muy rara. Pronto quiso tener una reunión con los dirigentes del pueblo para comunicarles que el mismo era la solución a todos sus problemas. Los dirigentes sin saber qué  actuación tomar ya contra esta plaga, acceden y escuchan con lo que este hombre misterioso les quiere comentar. No se sabía bien su procedencia, como tampoco nadie del pueblo o alrededores lo había visto nunca, era un forastero misterioso que había llegado a su pueblo a solucionar todos sus males. Este hombre al reunirse con los dirigentes del pueblo, pide que a cambio de que el solucione el problema de la plaga de roedores, se le pague por ello esas 100 monedas de oro, que el mismo alcalde había puesto en la recompensa. Los dirigentes al ver que el individuo no pide nada más que eso, lo justo, accedieron a su propuesta y aceptaron.

De entre sus ropajes saca una pequeña flauta de madera y éste comienza a tocarla. Todos los ciudadanos mirándolo con cierto grado de asombro susurran sobre si ponerse a tocar ahora, solucionaría sus problemas, pero lo cierto es que algo comienza a producirse. El hombre misterioso, comienza a pasearse por las calles tocando una melodía tan o más misteriosa que el mismo, y con ella las ratas que habían invadido la ciudad comienzan a salir. Los aldeanos estupefactos comienzan a no creer lo que ven, esa melodía nunca antes escuchada hacía salir de sus nidos a cientos y cientos de roedores, dejando la ciudad limpia de ratas. Por las calles de Hamelin, se ven procesiones de ratas que van como hipnotizadas detrás del misterioso hombre de la flauta, todas van donde el vaya.

Este misterioso músico que comienza a verse por el populacho como el gran héroe que los ha salvado de la maldita plaga, comienza a llevarlas a estas junto al río. Junto al río comienzan a morir ahogadas cientos y cientos de ratas, solucionando de esta manera el problema de la plaga. Cuando todas han sido ahogadas en el río mientras lo seguían al escuchar su misteriosa música, el hombre decide que su trabajo ha concluido y regresa a Hamelin para  tomar la recompensa. Todo parecía lo acordado, pero lo cierto es que al llegar al pueblo y hablar con los aldeanos y sus gobernantes, todo comienza a torcerse. Estos no quieren pagar al misterioso flautista, de tal modo comienzan a  criticar sus métodos, ya que entre otras muchas cosas lo acusan de no haber acabado el mismo con los roedores, sino que ha sido el río mismo el que las ha matado, por lo tanto el no era el que les había salvado. Ante todo esto el misterioso hombre decide marcharse de Hamelin no sin antes endulzar el ambiente de la ciudad con su melodía.

Comienza a andar por las calles de Hamelin, como anteriormente lo había hecho, sólo que esta vez no eran las ratas las que salían a su encuentro, sino cientos y cientos de niños del lugar. Los niños parecían poseídos por las notas que ese misterioso hombre iba tocando y que se iban transformando en la dulce melodía, que los iba separando de sus familias. No podían hacer nada sus padres, pues algo o alguien hacía que los niños no parasen de andar y se alejaran con dicho hombre, antes de luz, ahora oscuro que se llevaba a sus hijos por sus propios pecados.

Muchos lectores pensarán que todo es mentira, un macabro final para un hermoso cuento que han ledio y recitado en voz alta cientos de veces, pero no lo debían de pensar así en el siglo XIII, no sólo los habitantes de Hamelin, sino también la representación eclesiástica del momento, pues aterrorizados por lo acontecido, decidieron no sólo avisar de lo ocurrido dentro de la iglesia y en los propios muros del templo.

“En el año 1284, en el día de San John y Paul, el 26 de junio. Un gaitero, vestido de muchos colores, 130 niños nacidos en Hameln fueron seducidos y perdidos en el Calvario cerca de Koppen”

Según cuenta la leyenda, estos niños se adentraron en el bosque cercano a Hamelín con el misterioso flautista. Quizás buscaban un mundo mejor, un mundo sin mentiras y donde permaneciera la buena fe de las personas, quizás el hombre quería salvarlos de la maldad de los que vivían con ellos, o quizás  era un personaje oscuro que solamente quería  llevar a los pequeños por un camino de dolor, encontrar respuesta a lo que había vivido de sus padres.

Lo cierto es que poco podemos saber. Como la mayoría de leyendas que terminaron en cuento en esta época es muy complicado sacar lo que es verdad o mentira, y aún teniendo indicios claros de que el personaje existiera o si una cantidad de niños desapareciera, es muy difícil asegurar que todo es verídico, pero no por eso hay que atender a la historia, escucharla en su inmensidad de los hechos y meditar sobre lo que ella realmente nos quiere contar, decir o simplemente advertir. Actualmente la iglesia local del lugar tiene grabado en roca pura la inscripción anterior dada, pero al entrar encontramos una representación de la historia en un vitral donde con imágenes cuenta lo acontecido en Hamelin.

Lo único claro que los investigadores del caso sacan, es que los muchachos nunca aparecieron. Historiadores interesados en estos temas de folclore, han dado la hipótesis que estos niños pudieron ser reclutados por las cruzadas infantiles organizadas  sobre el siglo XIII. Unas cruzadas con grandes tintes de desgracia según narran los relatos históricos, pues en la mayoría de los casos, los muchachos morían de hambre, enfermedades, simplemente eran engañados o dedicados a diversas materias obligándoles a hacerlas. También se ha tenido constancia de que muchos de estos menores fueron vendidos en las costas de África como esclavos, por desalmados mercaderes occidentales que, al no estar nadie para defenderlos querían hacer negocios con ellos.

Otra teoría también que ha cogido peso con el paso del tiempo, es que no solamente estos muchachos fueron  encaminados a estas cruzadas infantiles, las cuales tenemos constancia, al ver lo ocurrido con los muchachos, de cómo el obispo de Brindisi mandó regresar a los niños a sus casas viendo el fracaso de ellas, sino también pudieron ser utilizados para la repoblación de la Europa central y del este. Eran zonas poco pobladas y que urgía a los nobles a darles labranza, como alguna actividad para posteriormente cobrar y tenerlos en vasallaje. Esta práctica era muy utilizada no sólo en Europa, sino también la vemos en la España de la Reconquista, se dan tierras a pobladores y estos si querían ir a ellas podían hacerlo libremente y no pagaban impuestos por un tiempo. Eran privilegios que le daban a la persona para hacer más apetecible ir a trabajar esas tierras. No hay que decir que el peligro era extremo, eran tierras poco conocidas, muchas veces salvajes o simplemente muy cercanas a la frontera, lo que hacía que la mortalidad fuera elevada y una fiel compañera de los que vivían en ese entorno.

Nunca sabremos realmente las respuestas a las preguntas, que cientos de personas se han hecho a lo largo del tiempo sobre este caso…

¿Qué ocurrió de verdad? ¿Quién era ese misterioso hombre? ¿Dónde fueron los niños?…

Sólo sabemos lo que nos cuentan los pocos escritos que hay sobre el tema, las piedras y vidrieras de esa pequeña iglesia y que había calles por las cuales era ilegal tocar  música  por donde el misterioso hombre rompió cientos de familias al llevarse a los hijos de éstas…

 

La desaparición de Agatha Christie

El misterio que Agatha Christie expone en sus novelas policíacas, para muchos una de las mejores escritoras del género de misterio policíaco, puede también  volcarse en su persona y en los acontecimientos que marcaron su vida. May Clarissa Miller, es el nombre verdadero de Agatha Christie, algo que no muchas personas no saben de este personaje famoso. En 1914 contrajo matrimonio con el coronel  Archibald Christie, comenzando  desde ese momento  sucesos extraños en su vida, ya que su matrimonio no fue todo lo feliz que pudo ser.

Uno de los sucesos más curiosos y misteriosos fue la desaparición de la propia Agatha Christie en 1926. El 13 de Noviembre de 1926 el coche de Agatha fue encontrado  cercano a un lago cercano a Newland´s Corner. Su vehículo estaba vacío sin nadie dentro, no había ningún rastro de la señora Christie. La policía pronto comenzó una investigación para dar con las claves para solucionar la extraña desaparición de la famosa escritora. Muchas  hipótesis se dieron de lo que había podido ocurrir, entre ellas las de un suicidio en el lago, ó incluso la de una huida por culpa de algún problema con su marido Archibald.  Otro de los rumores que pronto surgieron entorno a la desaparición de Agatha, fue la de una posible búsqueda de notoriedad o publicidad en la prensa para sus obras. Lo cierto es que los días pasaban y no se sabía nada de ella, nadie había visto nada y nadie  había dado con el paradero de Agatha. La policía incluso pensándose lo peor  llevó escuchas en las conversaciones de su marido, pensando que  la desaparición de Agatha se debiese a un asesinato  por parte de su esposo.

La solución de este misterio se dio tres semanas después de los acontecimientos, cuando se encontró a Agatha en el spa  del Hotel Hidropathic. Allí, Agatha se había registrado con nombre distinto y había pasado desapercibido, hasta que uno de los huéspedes  la había reconocido.  Cuando las autoridades llamaron a Archibald Christie para que recogiera a su esposa, esta  no negó ser su mujer, pero sí negó saber cómo había llegado a parar a dicho hotel, dando a ver a las autoridades que pudiera sufrir una amnesia parcial o completa de los sucedido en esas 3 semanas.

Con el paso de los meses y los días, se supo que Archibald Christie y Agatha Christie, estaban pasando por una gran crisis matrimonial y que incluso Archibald se estaba viendo con una amante a escondida, Nancy Neele. Incluso se dijo que Archibald le había pedido el divorcio, algo que sin duda afectaría  psicológicamente a Agatha, llevándola a una crisis  que le produciría una amnesia. Esta teoría es respaldada por el biógrafo oficial de Agatha Christie, el cual avala la teoría  del mazazo psicológico del divorcio que le produjo la amnesia a la señora Christie.

Lo cierto es que durante 3 semanas, las famosas no fueron sus novelas, sino la propia Agatha Christie y su misteriosa desaparición, así como también la resolución oficial del caso por amnesia.

¿Qué hizo en esas tres semanas Agatha Christie?  ¿Por qué se registró en el Hotel con otro nombre?  ¿Era verdaderamente consciente?  ¿La amnesia era real?

 

Lo cierto es que estas preguntas no tienen ya una respuesta clara, pues  la gran escritora Agatha Christie, autora de  libros como  “Asesinato en el Orient Express” o  “El testigo mudo”, falleció  el 12 de Enero de 1976 en  Wallingford. Se fue dejando un misterio aún sin resolver para los amantes de los escritos de Agatha Christie…

¿Qué pasó en esas tres semanas que estuvo desaparecida?

 

LA CABEZA DEL REY DON PEDRO


Muchas son las historias que, a lo largo de los años, han salpicado a las distintas familias y personas que han llevado sobre sus cabezas el peso de la monarquía de estos terrenos de piel de toro y sangre de vino, al que denominamos España. Estas historias muchas veces  son ciertas y otras son simple habladuría, que con el paso de los tiempos se convierten en acontecimientos misteriosos del personaje. En el primero de los casos, las historias ciertas, siempre llevan consigo un entorno en donde la acción o el episodio ocurrido en la vida de este personaje o personajes, transcurre. Es en estos lugares en donde hay que indagar y buscar alguna pista dejada por la historia del hecho, para poder acercarnos a la verdadera historia acontecida allí, aquella que por  ser contada en libros  de simple enseñanza y  poco científicos, ha pasado de ser verdad al umbral de la leyenda, o incluso del olvido.

Esta nueva historia nos acerca a la que para muchos es la capital de Andalucía, Sevilla. Desde antaño esta ciudad siempre ha sido centro de saberes y de la economía de la región adyacente a la misma. Puerto importantísimo para el Sur de la península, en ella han pasado desde gobernantes  romanos, pasando por musulmanes y terminando por católicos obedientes del Papa de Roma. Las calles de la ciudad antigua, las cuales hoy podemos abarcarlas en pleno centro del casco antiguo de la ciudad, son sin duda un recorrido vivo por las historias y las vidas que en ellas han transcurrido. Una de ellas es la que ahora me dispongo a contar.

En la calle “Cabeza del rey Don Pedro”, en pleno casco antiguo de Sevilla, podemos apreciar como en una de las fachadas de las casas que en ella se asientan, se puede observar una estatua de medio cuerpo, en la que se aprecia a un hombre con una corona y un manto real. En su mano  derecha se aprecia cómo lleva consigo un cetro de mando, algo típico en las representaciones de la monarquía. La otra mano está pegada al cinto junto a su espada. Esta estatua de medio cuerpo corresponde al monarca Pedro I de Castilla. En los libros de historia medieval, podemos encontrar a este personaje con los seudónimos de Pedro I  el cruel, o también el Justiciero. Para saber las circunstancias que llevaron a poner una estatua en esta calle del monarca, tenemos que situarnos, en una de aquellas noches en las que el monarca pasó en la ciudad de la Giralda y sobre todo situarnos en sus amoríos  y líos de faldas.

Preguntando a compañeros historiadores de la Hispalense, muchos me decían que es por esa razón, la del amor, por la que en esta calle hermosa y  de encanto, se encuentra esta estatua de Pedro I. Se comenta, que una noche el monarca castellano, salió de palacio con ropajes oscuros y que llegó a toparse  con un Guzmán.  Este era uno de los hijos del Conde de Niebla, en aquel momento un enemigo acérrimo de Pedro I, ya que en las continuas riñas y aspiraciones por la corona que tanto se veían en esos tiempos convulsos de España, esta familia apoyaba a su enemigo a la corona, el hermano hermano bastardo del rey.

No tenemos testimonio de lo que se dijeron al encontrarse, lo que sabemos es llegarían incluso a  combatir con sus espadas en plenas calles del centro de la ciudad. Como la pelea transcurrió a altas horas de la noche, su ruido alertó según dicen las crónicas y aquellos que saben del tema, a una mujer anciana que vivía en aquella calle. Esta mujer  alumbrándose con su candil pudo observar, como dos personas se batían en duelo en plena calle y como una de ellas caía al suelo por el acero de la otra. La anciana pudo observar como aquel hombre misterioso de negro y con capa, se parecía mucho al monarca.  La mujer al ver esto, entró en pánico y rápidamente intentó cerrar su vieja ventana. Las prisas nunca fueron buenas y menos para la pobre anciana, la cual al intentar cerrar lo más rápidamente su ventana vio como su candil caía a la calle.

Cuando el sol salió por las calles de Sevilla y la noticia corrió por sus callejuelas hasta la misma puerta de la residencia de los Guzmanes, estos entraron en cólera y pidieron justicia. De este modo en la Sala de Justicia de la ciudad Hispalense, se presentaron para pedir explicaciones de la muerte de uno de los suyos y exigir que se encontrara al culpable. El monarca, que ya antes había dicho que la seguridad de la ciudad era excelente y había alabado la eficacia de la guardia de la ciudad en encontrar siempre a los asesinos, ladrones y vándalos, no pudo hacer otra cosa que prometer a sus enemigos la pronta entrega del asesino. Cuando los Guzmanes se iban a ir, Pedro I dijo: “Cuando se halle al culpable, haré poner su cabeza en el lugar de la muerte”.  Esto era algo habitual en el momento, un  crimen de sangre, se pagaba con sangre y más si era el asesinato de una persona de la nobleza. Con todo esto los días transcurrieron y con ellos las investigaciones para saber lo ocurrido en aquella calle esa trágica noche. La sorpresa fue cuando llamaron a declarar a la anciana que había presenciado todo desde su ventana, aquella que  había perdido su candil por el nerviosismo de lo visto. La anciana admitió ver lo sucedido, pero no decía quien era el culpable, por sí al tachar al monarca como asesino pudiera haber contra ella alguna represalia. Al ver como la señora no hablaba el propio monarca enterado de lo que estaba ocurriendo se dirigió a la señora y diciéndole: “Dinos a quién vistes en el duelo y no te ocurrirá nada “. La anciana muerta de terror, pero aún con suficiente inteligencia, se dirigió a una gran sala al fondo del pasillo, allí vio un espejo grande colgado de la pared y le dijo al monarca: “Señor, por aquella ventana, si os asomáis veréis a la persona que cometió el asesinato de Luis de Guzmán”.

Al día siguiente, los alguaciles y una escolta real  iban recorriendo las calles con un carro en el que llevaban  una caja de grandes dimensiones de madera. Junto a ellos iba el pregonero de la ciudad, que anunciaba que llevaban la cabeza del hombre que mató a Don Luis de Guzmán en esa dicha caja, pero que nadie se atreviese a abrirla, ya que estaría penado con la muerte del que se osara a hacerlo. Los operarios que con ellos iban, procedieron a poner la caja en un hueco del muro y durante días se mandó custodiar dicha caja por soldados.

Con el transcurso de los años, 8 ni más ni menos, el rey Pedro I fue asesinado por su hermano bastardo Don Enrique de Trastámara, en los campos de Montiel. Los Guzmanes, aliados de este y enemigos de Pedro I, pronto se apoderaron de la ciudad y asumieron poderes de regidores de la misma. Entre las muchas cosas que hicieron, fue la de ir a ver al  asesino de Don Luis. La caja de madera estaba en mal estado, por culpa del tiempo transcurrido, por lo que no fue una ardua tarea la de abrirla. Al abrirla se llevaron la gran sorpresa, la identidad del asesino. Don Pedro I , había cumplido fielmente su palabra, la cabeza del asesino reposaría en el lugar del crimen. Pero lo que nadie sabía es que dentrode esa caja, estaba la cabeza del mismísimo Pedro I en mármol. Era una estatua de medio cuerpo, del propio monarca.

A día de hoy, cuando paseéis por la ciudad de la Torre del Oro, si pasáis por la calle de “La cabeza del Rey don Pedro”, veréis como sigue  en un hueco en la pared, inmutable e imperecedera a lo largo de los siglos, aquella estatua de mármol que señala al asesino, Pedro I de Castilla. Recordad al verla, aquella noche oscura y de misterio, dos hombres oscuros se batieron en duelo en ese mismo punto, dando como resultado la muerte de uno de los Guzmanes.

El misterioso final de FelipeII

Sin duda, estamos ante la que para mí es una de las historias misteriosas españolas más fascinantes y enigmáticas de la historia de nuestra piel de toro. Esta historia no se encuentra en libros ortodoxos de historia de España, por lo que sé que muchos compañeros historiadores me tacharan como mentiroso, herético o que me dejo llevar por la fantasía de aquellos tiempos oscuros. Pero lo cierto es que esta historia, olvidada a la fuerza  por los libros, existió y tuvo como protagonista ni más ni menos que al mayor monarca de todos los tiempo, Felipe II.  El gran monarca español del Siglo XVI dirigía la gran potencia económica y militar de aquellos tiempos, así como también se hizo erigir como la espada de la religión católica y de Dios. Por muchos escritores de antaño y actuales, a Felipe II se le conoce como  “la espada de Dios”, debido a la ideología de éste, su gran lucha contra la herejía de cualquier tipo y su lucha contra el maligno. Sin duda, para el Papado y las personas de fe de aquel tiempo, Felipe II, era la viva reencarnación del ideal cristiano del momento.

 

 

Durante su reinado, se quemaron cuadros, textos, obras y muchos otros objetos tachados de heréticos y maliciosos para la doctrina cristiana del momento. Era el auténtico martillo contra las nuevas ideas y contra lo oscuro. Todo esto lo podemos encontrar en los textos de historia de España más ortodoxos, pero lo que no sale en ellos, son los misteriosos acontecimientos que pasaron en la vida de Felipe II, en sus últimos años de vida.

Este monarca comenzó su vida ya de una forma extraña, ya que el parto de su madre duraría, ni más ni menos que 13 horas, pero nos tenemos que acercar al final de la vida del monarca para ver estos misteriosos años. Comenzaremos el camino del misterio, cuando Felipe II ordena construir lo que será una de las mayores obras arquitectónicas de nuestro país que hoy en día sobrevive a los tiempos, El Escorial. Para su construcción, Felipe II, espada de Dios, galante de la seguridad de todos los cristianos, azote del mal, comenzó a juntarse con hechiceros, nigromantes, alquimistas, arquitectos de dudosa ética católica, etc. Estos emprendieron la búsqueda del lugar ideal para construir lo que sería el gran templo de la cristiandad, el que para Felipe II sería, el nuevo templo de Salomón. Lo encontraron según sus cábalas e investigaciones a pocos kilómetros de la capital del reino, Madrid, en el Escorial. El lugar de construcción del monasterio ya tenía una historia oscura, era conocido por los habitantes de los páramos cercanos, como la boca del infierno. Era sin duda un lugar marcado por las habladurías. Se creía que el mismísimo mal corría a sus anchas por aquellos parajes naturales. Algo ilógico hacía pensar que el estandarte de la cristiandad, Felipe II, iba a aceptar este lugar para poner la primera piedra de aquel monasterio, que pretendía ser la admiración de todo el mundo occidental cristiano. Pero lo cierto, es que la cúpula de personajes misteriosos con los que se rodeaba el monarca, le presentaron la propuesta y Felipe aceptó sin más dilación.

 

Muchos investigadores al ver esta acción del monarca, han pensado que Felipe accedió a construir el monasterio  en ese enclave, ya que quería tapar aquel nexo, aquella puerta hacia el otro lado oscuro, que los que vivían cerca decían que allí existía. La llamada puerta del infierno sería tapada por el escudo real y divino, para que nunca jamás pudiera ser abierta. Para la construcción del monasterio Felipe contrató al arquitecto Juan de Herrera. Un personaje muy enigmático y extraño, igual que aquel grupo de personajes con los que ahora se codeaba el monarca.  Este arquitecto pasaría a la posteridad como el constructor de aquel trabajo majestuoso mandado por la monarquía, como es el Escorial. Era también un arquitecto seguidor de la proporción mágica.

 

 

 

 

Con todo ya previsto, las obras y la obtención del material para la construcción del monasterio comenzaron  pronto con ella, los sucesos extraños como mínimo. En 1577 los canteros que trabajaban en la  obtención de aquellos enormes bloques de piedra para la construcción del monasterio, pronto comenzaron a morir, una extraña enfermedad se fue cebando con ellos, hasta tal punto que hubo protestas y momentos de nerviosismo. Nadie podía decir en aquel momento porque morían aquellos obreros de la piedra. Sólo sabían que el número de obreros bajaba considerablemente cada noche, y que cuando las campanas de la iglesia tocaban a difunto, a lo lejos se podía ver como aquella dantesca escena era observada por un perro negro. Un misterioso perro negro, que como según recogen las fuentes observaba todos aquellos momentos trágicos en la construcción.  Conocemos a este diabólico y enigmático can, gracias a los escritos de Fray José de Sigüenza. Este monje que estuvo con el monarca en sus últimas horas de vida y recoge encuentros en los que este can es el protagonista a lo largo de la construcción del monasterio.

 

 

“No se hablaba en todo el reino de otra cosa, sino del perro negro de San Lorenzo, decían que le veían de noche alrededor de la fábrica (Monasterio del Escorial) “. Fray José de Sigüenza.

 

Este monje también en sus escritos recoge información de dicho can, en los últimos años de vida del monarca español, el cual lo ve y da fe de ello a sus asesores.

 

– ¿Y el perro negro ha vuelto a presentarse?

-Señor, desde que el padre Villacastín le dio caza y lo ahorcó, no se le ha vuelto a ver

-Yo le veo y le oigo en todas partes, sus ladridos me despiertan por la noche. Es preciso hacer conjuros para que no vuelva, me causa miedo.

Lo cierto es que como según cuentan los escritos de la época, el propio monarca lo veía todas las noches y se despertaba en medio del placentero sueño por causa de sus ladridos…

¿Qué entrañaba la figura del perro negro? ¿Era el maligno encarnado en can? ¿Era la respuesta del mal a la construcción del monasterio en la misma puerta hacia el inframundo?

 

Otro personaje enigmático y misterioso en la construcción del Escorial, es el bibliotecario de toda esa inmensa obra recogida por los asesores del monarca. Felipe II, quería que la biblioteca del Escorial fuese la más grande de toda la cristiandad. Pero lo que realmente era misterioso y como mínimo curioso, es como mandó recoger por todo el mundo libros tachados de heréticos y diabólicos, libros por los cuales, el sólo hecho de tenerlo te llevaba mediante una denuncia a morir en la hoguera en la plaza pública del pueblo o de la ciudad en donde vivieses. Felipe quiso construir el lugar más sagrado del mundo, pero dentro del incluyó aquellos libros que en esa época daban un miedo horrendo y atroz. ¿Por qué lo hizo? Nadie lo sabe, lo que sí es cierto, es que hoy en día se pueden encontrar en esa enigmática biblioteca, tanto libros religiosos, de grandes personajes de la cristiandad católica, como también al lado de ellos, los libros más heréticos de toda la humanidad de entonces.

Justo cuando comenzó a recoger libros oscuros o heréticos del momento, también mandó buscar todo tipo de amuletos, reliquias, etc. Nada más y nada menos que alrededor de  7.422 reliquias se dice que FelipeII llegó a recoger, y que hoy en día están en las colecciones del monasterio. Algunos investigadores han pensado en que esta búsqueda de reliquias de santos y amuletos, así como objetos sagrados, puede estar basada en dar protección a todo este recinto monumental sagrado, que  él mandó construir como estandarte de la fe católica.

Los años pasaban y el monarca con ellos envejecía, ya completado el Monasterio del Escorial, el monarca se decidió a viajar a este, para pasar los últimos años de su vida, no sin antes dejar varios sucesos enigmáticos. El monarca ya  muy enfermo, mandó  buscar el cuadro “ El jardín de las delicias” del autor El Bosco. Para muchas personas poco entendidas en estos temas, no comprenderán la importancia de esto, en estos últimos momentos de su vida. Pero todo cambia al saber que este pintor, El Bosco, es sin duda uno de los más heréticos de la historia. Su obra es un recorrido por el inframundo, por el infierno. Está llena de objetos y representaciones blasfemas, como pueden ser ver a un cerdo dibujado con hábito religioso, pájaros comiéndose a humanos, representaciones de seres demoniacos, etc.

 

Los asesores del monarca se recorrieron toda Europa para buscar este magnífico cuadro, hasta lograr encontrarlo y comprarlo. Fue enviado de inmediato al Monasterio del Escorial, lugar donde ya el monarca se encontraba muy enfermo y en sus últimos días de vida. Extrañamente el monarca decidió por expreso deseo suyo mandar subir  a sus aposentos este cuadro en 3 partes, para contemplarlo mientras  agonizaba. Su muerte no fue rápida e indolora, sino todo lo contrario, fue larga y dolorosa. Parece que el mismísimo demonio como respuesta a su monumental construcción, le estaba cobrando una deuda, una deuda de comenzó a cobrarse nada más se dio pistoletazo de salida a la construcción, con la muerte del gran número de canteros de piedras. Sabemos que Felipe II, el rey de reyes murió enfrente de este cuadro, hablando cosas incoherentes, según recogen las anotaciones de los que allí en su alcoba se encontraban, sabemos también  que en sus últimas palabras maldecía a los demonios que según él mismo veía en esos momentos y también a ese misterioso can, que en esos últimos momentos  pudo ver a lo lejos de su alcoba. Ese perro negro que los escritos cogen, y que muchos ciudadanos habían visto durante la construcción y que creían que era el mismísimo demonio, también estaba ahí en las últimas horas de vida de Felipe II, para acompañarlo en el paso a la muerte. Oficialmente el monarca falleció el 13 de Septiembre de 1598 en su aposento del Monasterio del Escorial.

 

Todavía hoy, si nos adentramos en el Monasterio del Escorial y vamos observando los cuadros en la pared de la basílica, podemos ver uno que simbólicamente nos recuerda que ese sitio está construido bajo la llamada, boca del infierno.  Este es el cuadro de Sánchez Coello, en el cual aparecen 2 personajes, uno de ellos San Agustín con la maqueta del Escorial y debajo de ellos un pequeño niño señalando un agujero en el suelo, en donde hay que poner la maqueta del Escorial.Ese agujero que señala el niño, al que muchos investigadores señalan como a Jesús, sería  la puerta o boca del infierno de una forma simbólica.