SS OURANG MEDAN

SS OURANG MEDAN

“Todos los oficiales entre ellos el capitán han muerto, se encuentran tendidos en el cuarto de mando. Posiblemente toda la tripulación este muerta”

En 1947 este mensaje fue recibido en el estrecho de Malaca (estrecho que separa por mar Indonesia y Malasia) por dos buques comerciales estadounidenses. El origen de estas desesperadas y misteriosas palabras era el buque SS OURANG MEDAN. No solamente había quedado recogido el mensaje de auxilio por estos buques cercanos, sino también para dejar constancia de la existencia del mismo quedo recogido en los puestos de escucha británicos y holandeses de la época.

El buque que se encontraba navegando más cerca del orígen del macabro mensaje era el SILVER STAR. Su capitán no  tardaría  en romper su ruta martítima y poner rumbo a la situación del SS OURANG MEDAN para auxiliarle. Todo parecía seguir los pasos acordados y establecidos para estos casos, pero esta vez, tanto para el mismo capitán del SILVER STAR, como también para su tripulación, no se iban a encontrar un barco en apuros  con tripulantes expectantes a un rescate.

En un primer momento el barco del que había salido el mensaje de auxilio parecía tranquilo siguiendo una travesía inexplicable para los ojos de los marineros del buque americano que, rápidamente habían acudido a la misteriosa llamada. Desde el puente se intentaba la comunicación con el SS OURANG MEDAN, pero nadie respondía a sus  mensajes, sólo se escuchaba como respuesta a sus preguntas el ruído de las olas marítimas creando , sino era ya, un clima de misterio que nadie podía ya quitarse de su mente.

Ante la imposibilidad de contactar con el buque, el capitán inició las maniobras de acercamiento al mismo para poder saber que ocurría en la cubierta y el interior del  silencioso buque.

Al llegar a la cubierta del barco, nada predecía ver lo que verían alestrecho de malaca abordar el barco. La imagen encontrada en su cubierta era dantesca, los cuerpos de los marineros de orígen holandés se encontraban muertos esparcidos por toda la superficie. La visión de este panorama de muerte y misterio pronto corrió como la polvora entre los voluntarios marineros que habían subido al buque para proporcionar ayuda a la tripulación del Medan, dejando un clima peligroso de nerviosismo entre ellos. El nerviosismo no hizo más que agrandarse en sus interiores, cuando se produjo el descubrimiento de la mascota del buque, un perro que también raramente había corrido la misma suerte que sus amos.

Todos habían muerto, dejando en sus rostros la marca de la última visión que había precedido a su muerte. Sus rostros estaban desencajados y reflejaban una agonía que pronto se trasladó a los mismos rostros de los marineros del buque americano. Algo les había sucedido, algo que en sus retinas había quedado marcado como si fuera la imagen de la misma muerte.

Como la nota decía en el cuarto de mando se encontraron a todos los oficiales del buque, todos incluído también entre ellos al capitán del mismo. Todos habían corrido la misma suerte que su tripulación y por sus rostros , a todos les había llegado la fría muerte de una forma atroz  inmortalizada en el lienzo de sus rostros. Unos rostros de pavor en donde sus ojos se perdían en la inmensidad dejando paso  al oscuro túnel de su boca desgarrada que daba cobijo al miedo sufrido.

Por orden de los oficiales de rescate , inmediatamente se pidió a los tripulantes del Star que comenzaran la búsqueda por el buque de alguna pista que pudiera solucionar este macabro puzzle encontrando en estas frías aguas. En la inspección del buque se encontró la sala del telégrafo, lugar de  donde había procedido el mensaje que auxilio que había sido el pistoletazo de salida de esta terrorífica historia. El oficial de comunicaciones se encontraba dentro de esta sala, por la postura de su cuerpo al morir se pudo  descrifar facilmente que había muerto mandando el último mensaje de vida y muerte del SS OURANG MEDAN.

La tripulación estadounidense en sus relatos sobre lo ocurrido en la cubierta y en el interior del mercante auxiliado en alta mar, dejó claro en sus escritos una cosa común que caracterizaba el ambiente y no eran los cuerpos de los fallecidos, sino el ambiente gélido y de muerte que envolvía a los cuerpos, haciendo de esta imagen, una escalofriante y grotesca visión.

A día de hoy se sabe que el buque SS OURANG MEDAN era de nacionalidad holandesa, pero en el registro de navieras holandés de la época no se  encuentra a ningún buque con ese nombre. Tampoco se ha sabido  si llevaba material tóxico que pudo por causa de la mar descontrolarse en el interior del buque y causar por este motivo la muerte agónica de su tripulación. El no tener  registros tanto del buque como de la carga, hace esta historia aún más escalofriante y misteriosa.

En el Acta del Consejo de la Marina Mercante de 1952 fueron recogidas estas palabras , dejando para la posteridad misteriosa historia macabra del último viaje del SS OURANG MEDAN y sus  desgraciados tripulantes….

” Sus rostros congelados estaban mirando hacia el sol, miraban fijamente, como si tuvieran miedo… tenía la boca abierta y una mirada fija “

Anuncios